martes, 5 de abril de 2016

Guacamayo barbazul


Posee un tamaño de 95 cm llegando hasta 105 cm y un peso que ronda los 800 g. Su espalda es de color azul al igual que el lomo. La cola es azul celeste y el vientre amarillo. Las diferencias con Ara ararauna (especie muy similar) se encuentran en la garganta que tiene un amplio babero o gola de color azul turquesa (en A. ararauna es negro y menos extendido), en la frente azul (en A. ararauna es verde), en la región desplumada y blanca de la cara que en esta posee muy poca extensión y es cruzada en toda la superficie por varias rayas de plumas azules (en A. ararauna la región desplumada es bien amplia y solo cruzada en el sector superior por finas líneas de plumas negras) y por una angosta franja desnuda de color rosado pálido que se interpone entre el sector desplumado de la cara y el pico (en A. ararauna esa zona es blanco-crema).



La temporada reproductiva comienza entre octubre y noviembre, en coincidencia con el inicio de la temporada lluviosa, pudiéndose extenderse hasta abril.

Con el avance de los estudios sobre su biología los investigadores se inclinan por considerar que A. glaucogularis no es un ave especializada en un hábitat o especie vegetal en particular, utilizando en cambio los recursos disponibles en el área en que habita; esto también se corresponde en la elección de la especie arbórea portadora de su nido.4 Este lo construye en huecos de árboles de por lo menos 11 especies, destacando las palmeras motacú (ejemplares muertos), pero también utiliza otras especies siempre que el grosor del tronco permita un diámetro interno del nido de 30 cm.


 Generalmente la postura es de 2 huevos (de color blanco), siendo raras las de solo uno o las de 3. La eclosión ocurre luego de un período de incubación de entre 25 y 26 días. Los pichones permanecen en el nido durante 3 meses, en los cuales serán alimentados por sus padres con semillas de árboles y palmas, ya que la época de crianza coincide con el pico de oferta de frutos disponible.

El guacamayo Ara ararauna es un competidor directo por los nidos, resultando frecuentemente en que este último, en razón de ser más fuerte y más grande, termina desplazando a A. glaucogularis. También se ha observado que el tucán grande (Ramphastos toco) y las zarigüeyas (Didelphis sp.) pueden perturbar la anidación o predar sobre sus huevos y pichones


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada